EmprendedoresEmpresarios

6 cosas que puedes hacer cuando tu negocio está en ‘stand-by’

AsesoriaOnline14. junio 2017

Si hay algo que se puede aplicar a la mayoría de los negocios, empresas o proyectos es que el volumen de trabajo y de carga de acción en los mismos no siempre es del todo regular. De hecho, es probable que a lo largo de las semanas y meses te encuentres con periodos de una inactividad mayor de la que cabría esperar. Los altibajos forman parte de la vida empresarial y es algo con lo que tendremos que aprender a convivir a largo plazo, pero eso no quiere decir que estos periodos sean tiempo perdido o tengan que ser vistos como algo negativo.

Sí, es normal que queramos que la empresa funcione siempre a su máxima capacidad -incluso más, si se pudiera-, aunque estos periodos de actividad más baja pueden ser igual de beneficiosos a la larga tanto para la empresa como a nivel personal. Que un proyecto o negocio quede en ‘stand-by’ durante un tiempo es algo que suele ocurrirle a muchos en verano o época navideña por ejemplo, así como a otros en diversas fechas por las características específicas de cada compañía.

Hay un buen puñado de cosas, sin embargo, que podemos hacer para rentabilizar en la medida de lo posible esos momentos en los que el trabajo no ocupa todo nuestro tiempo como sí ocurre en otras ocasiones. ¡Te contamos algunas para que las puedas aplicar cuando esto ocurra!

emprendedor

No te quedes parado

Que tu compañía no cuente con todo el trabajo con el que sí cuenta en otros periodos del año no significa que tengamos que estar parados esperando a que ese momento llegue. Es el momento de ponerse manos a la obra y hacer todo lo posible para sacar ventaja de la situación actual. ¿Cómo? Haciendo algunas de las cosas que te proponemos a continuación.

1. Aprende de otros. Los casos de emprendedores que triunfan alrededor del mundo pueden ser muy inspiradores, sin duda, pero también puede serlo el hablar con personas de un entorno más cercano. Asiste a eventos que tengan lugar cerca de ti en los que se traten temas relacionados con las empresas, el emprendimiento y estrategias de negocio.

Relaciónate y habla con las personas que asistan, con otros emprendedores que tengan un negocio similar al tuyo… Siempre hay nuevas enseñanzas que se pueden extraer de estas conversaciones.

 

2. Desarrolla tu marca personal. Una empresa puede llegar a ser relevante únicamente gracias al éxito o lo conocido que sea su fundador, así que intenta ser esa persona de referencia a través de la cual otras personas puedan llegar a conocer los servicios que se ofrecen en tu negocio.

Ya sea a través de redes sociales o creando un extenso círculo de amistades, cualquier acción es válida si consigue atraer a un mayor número de potenciales clientes -y, por tanto, dinero- hacia el proyecto que tenemos entre manos.

 

3. Haz marketing. Promocionarte a ti mismo es algo a tener en cuenta, pero si no vez con posibilidades de triunfo a esta opción, la otra parte es comenzar una campaña de marketing agresiva donde la empresa sea el foco.

No es una tarea sencilla el crear un impacto real en las personas actualmente, pero los ejemplos de campañas de marketing sencillas que han llegado a triunfar son demasiados como para no intentar que el éxito llegue también con la tuya propia.

 

4. Consigue que tu oficina esté a tu servicio. Si el volumen de trabajo es muy grande y estás totalmente centrado en lo que estás haciendo cada momento, quizá no te hayas dado cuenta de que hay cosas que se podrían mejorar en la oficina o despacho.

El mobiliario y los productos que son utilizados a diario tanto por ti como por tus empleados (ordenadores, mesas, zonas de relax…) tienen que estar pensados para que las tareas se lleven a cabo de la mejor manera posible, nunca suponiendo un entorno para la consecución de las actividades. ¿Quizá haya llegado la hora de hacer reformas?

 

5. Rediseña lo que considerabas idóneo. Lo mismo ocurre con los procesos y flujos de trabajo con los que se interactúa lo largo del año. Desde herramientas informáticas para comunicarse con el equipo hasta la manera en la que se realizan actividades muy concretas. 

Es fácil pasar por alto determinados aspectos cuando la intensidad y el ritmo de trabajo son altos. No dejes que se pasen también cuando no lo son.

6. Amplía las miras del negocio. Un buen negocio o proyecto siempre tiene que estar preparado para ‘pivotar’ hacia otro modelo de negocio si fuera necesario o expandirse hacia otros campos si las oportunidades lo permiten.

Explora el terreno y comprueba cuáles son las posibilidades disponibles y si la viabilidad permitirá llevarlas a cabo en un futuro.

¡Solicita más información!

¿Qué opinan nuestros clientes?

Estas son sólo algunas de las opiniones de nuestros clientes :)

"Siempre me ha resultado muy engorroso todo el papeleo y estoy muy contenta con la gestión de Asesoría Online ya que no me tengo que preocupar de nada."

Susana Ramos Herrara Odontóloga Ortodoncista

"Estoy muy contenta porque tienen un trato muy personal conmigo y me responden a todas mis dudas de manera rápida y eficiente."

Diana Ceballos Herranz Wedding Planner

"Aunque tenga un caracter online cuentan con un equipo profesional muy cualificado que me ayuda en todas mis consultas."

Javier Garcia de Torres Arquitecto Técnico